La vida en rosa

Escrito por lafiladelosmancos 01-05-2007 en General. Comentarios (6)

http://lafiladelosmancos.blogspot.es/img/MarionCotillard.jpg 

http://lafiladelosmancos.blogspot.es/img/PiafCotillard.jpg

"Non, rien de rien. Non, je ne regrette rien. Ni le bien q'on m'a fait, ni le mal, tout ça m'est bien egal!..."

 

¿A que no adivináis de qué peli voy a hablar? Sí, es evidente tras las fotos. De La vida en rosa, biopic sobre la vida de la cantante Edith Piaf. Antes de nada, quiero decir que no sé cómo era Edith realmente. Nunca he investigado nada de su vida, y sólo conozco dos o tres canciones de las que cantó. Sin embargo, espero que fuese tal y como la refleja esta película. Voluble, histérica, luchadora, conquistadora nata, débil, fuerte, odiosa, amada, admirada. La voz más grande de Francia. La niña gorrión.

 

Y es que, me vais a perdonar, pero no me voy a parar a hablar de la estructura de la peli, de la fotografía o del vestuario, ni de la recreación de los escenarios, o de la selección de los temas de la cantante. No puedo. Mi moralidad me lo prohíbe. Sólo puedo hablar de una cosa. De Marion Cotillard.

 

Es una francesita mona, chic, de aspecto delicado. La había visto antes en un pequeño papel en Big Fish, de Tim Burton, y no me llamó especialmente la atención. Me parecía un poco insípida. Y dios sabe que ahora me retracto de todo lo que pensé.

 

A esta chica se le puede calificar de cualquier cosa menos de insípida. Caracterizada como Edith, y a lo largo de bruscos saltos en el tiempo, Marion va tejiendo un tapiz lleno de matices que refleja a la perfección la personalidad complicada de la Piaf. Gruñe, se emborracha, se droga, ríe a carcajada limpia, está a punto de resarcirse gracias al amor de su Marcel, que termina perdiendo, y que la hace entrar en su definitiva decadencia.

 

Enternece verla andar agarrotada, un poco encorvada y tosca, disimulando tras unas finas cejas pintadas y una gran frente su belleza natural. Está claro que a Marion no se le caen los anillos por plantarse una chepa falsa y empolvarse la cara para encarnar a una mujer fascinante y fuerte que vivió como creía que debía y que se convirtió en una leyenda.

 

Carne de Oscar, así os lo digo. Y si no, sería una injusticia. Id a ver La vida en rosa. Id a verla y os daréis cuenta de la gran mujer que fue la Piaf y de la gran actriz que es la Cotillard. Id, hijos miós, id.

 

Je ne regrette non plus rien.

Gilda.